CONSECUENCIAS DE TOMAR BATIDOS, PASTILLAS Y SEGUIR DIETAS MILAGROSAS

Actualmente estamos viviendo una epidemia de sobrepeso y obesidad en nuestro país, por lo que bajar de peso es un deseo y necesidad de muchas personas, algunas por estética y otras por salud. Hay que tener en claro que la publicidad engañosa nos tienta mucho a ingerir batidos o pastillas o a seguir “dietas milagrosas” con la finalidad de bajar rápidamente de peso, sin pensar mucho en las consecuencias que éstas pueden acarrear en nuestra salud.
Por lo que a continuación les explicaré los efectos que pueden causar:

 

Batidos proteicos
Estos batidos como su nombre lo dice son ricos en proteínas, ya sea de soya o suero de leche, estos tienden a saciar a la persona por lo que comerá menos, además son indicados para tomar 2 veces al día como reemplazo de 2 comidas principales.
Efectos:
•    Pueden causar daño al hígado, por una parte debido a que podemos estar ingiriendo un exceso de proteínas que sobrecarga a este órgano para procesarlas, y a su vez  a los riñones para eliminarlas. Por lo otro por su bajo aporte calórico, libera las grasas de reserva para completar las calorías necesarias del día y las acumula en el hígado, el paciente bajará de peso, pero a costa de producir hígado graso.
•    Al tomarlo por mucho tiempo, genera deficiencias nutricionales, como anemia y de vitaminas, expresándose en cansancio, desgano y debilidad.

Pastillas “Quemagrasa”
No existe compuesto alguno que disuelva o queme las grasas, muchas pastillas que se expenden con esa propiedad contienen sibutramina, sustancia que está prohibida por la FDA, mientras que otras contienen cafeína u otras sustancias parecidas. Estos compuestos son anorexígenos (disminuyen el apetito).
Efectos:
•    Pueden producir elevación de la presión arterial, provocando taquicardias.

Dietas milagrosas
En general, estas dietas inducen una restricción de la energía ingerida muy severa, además son incompletas, pues se restringen varios alimentos, por tanto nutrientes esenciales.
Efectos:
•    Pueden desencadenar desórdenes alimentarios (anorexia y bulimia).
•    Favorecen el efecto “rebote” o “yo-yo”.
•    Generan deficiencias severas de nutrientes.

 

 

 

Autor: Lic. Carmen Camarena Alberca

CNP: 3325